Wibutee, la cultura libre, la mulita y la censura

Siempre me consideré omnívoro en cuanto a gustos musicales. Entre los discos que tengo se pueden encontrar desde músicos enrolados en el ruidismo hasta CDs de Chico Buarque, pasando por el Rock Chabón. Beth Gibbons, Rodolfo Mederos, algo del Jazz experimental inglés y las versiones de Keith Jarret del clave bien temperado. Una mezcolanza, bah.

Si bien hay géneros que me atraen más que otros, la idea que desde que recuerdo guió mi gusto melómano autodidacta ® es que siempre se puede encontrar algo interesante en el sinnúmero de posibilidades que ofrece el panorama musical contemporáneo. Para decirlo de una manera

La pesadilla de Andy Roddick

Andy Roddick me cae bien. Es el típico joven estadounidense que nos venden los anuncios: luchador, sonriente, bobalicón ingenuo y con coraje para las grandes batallas. Me causa gracia también su fórmula para contrarrestar las derrotas: se va de birras en compañía de su entrenador, el gran Jimbo
Hasta cierto punto se asemejan. El revés a dos manos, la fortaleza de piernas, ir siempre adelante sin dejarse intimidar por el rival…Jimbo debe ver en su pupilo la

Mala Noche

La otra noche vi Mala Noche (el título original es en castellano), la primera de Gus Van Sant.
Está basada en una novela de Walt Curtis que narra los encuentros y desencuentros amorosos entre un empleado de tienda, blanco y con pinta de cowboy y un (en realidad, dos) inmigrante mexicano que vive a veces en la calle, a veces en hoteles de mala muerte.

Filmada con estética sucia, y con actores que no parecen

Fiscales, Jueces y Reyecitos

Interesante revuelo armó el sr. Juan del Olmo al ordenar el secuestro de la edición 1573 de la revista El Jueves. El bueno de Del Olmo se escudó en una petición de la Fiscalía, por un presunto delito de “injurias a la corona”.
Causó mucha gracia en la blogósfera que quisiera secuestrar además, los “moldes” de la

Nacida para matar

La otrora nena de Cabo de Miedo, devino en furiosa rock star. Así es, Juliette Lewis estuvo el fin de semana en Palma, para cerrar la primer noche de la Feria del Disco.
Vino con su banda, The Licks y durante una hora mostró que puede hacerlo bien como cantante salvaje. Además de interpretar versiones de glorias del

Progresistas, talante y sonrisas

La noticia mereció un editorial en El País. Se presentó primero como la justificada persecución y muerte de un terrorista o al menos sospechoso de serlo. Luego mutó en un “error”, comprensible en autoridades deseosas de cumplir con su función, bla bla bla. Después de un mes ha quedado en evidencia

A %d blogueros les gusta esto: